De enamorados y enamoradas

In Pursuit of Hapiness, The Divine Comedy

No se muy bien cómo empezar la entrada de hoy.

Por una parte quiero contar cómo uno de mis hijos está enamorado de mí.

Y por otra parte quiero hablar de la presentación del libro “Lactancia” a la que asistí ayer.

Y ambas cosas tienen mucho que ver.

Mi hijo pequeño ha sido criado con el pecho. Con el de su madre, concretamente. Y yo relaciono eso con su enamoramiento. Tremendo enamoramiento. Enmadramiento. Lo que sea. Un cosa exagerada. Yo creía que mi hijo mayor estaba apegado a mí, pero existía un estadio superior. Vaya que sí.

Lo habitual durante el día es que Biel, 21 meses, venga corriendo desde donde esté y me abrace. Y que al mismo tiempo, con un hilillo de voz, susurre “mamá, mamá…” Yo babeo. Toma, claro. Pero eso no es todo. En otros momentos me sostiene la cabeza, me mira a los ojos, me besa repetidamente, cara, boca, lo que pille, me restriega los mocos, también, sí, y vuelve con su “mamá, mamá” que me descompone las tripas emocionales. Si he conseguido empalagaros, es que habéis captado bien la idea.

Hey, I’m not the type
To say one thing and do another
And if it’s all right I’d kind
Of like to be your lover
‘Cos when you’re with me I can’t help but be
So desperately
Uncontrollably
Happy!

And hey, I’m not the kind
To fall in love without good reason
And if that’s a crime
Then baby I’m committing high treason
‘Cos when you’re with me
I’m absolutely
And totally
Quite uncontrollably
Happy

Mi hijo es dulce, muy dulce con su madre. Zalamero 100%. Tanto, tanto, tanto, que algún inconveniente debía suponer.

Porque, a ver, que me quieran así es lo más. Pero me siento un pelín acosada. Sabéis eso que siempre dicen los jefes de “AQUÍ NO HAY NADIE IMPRESCINDIBLE”. Pues la excepción, en mi casa, y para más señas una servidora. Si no estoy, Biel hace notar que me echa en falta. Se pasa el rato preguntando por su madre.

Y eso en el mejor de los casos.

Lo normal es salir del portal escuchando la puerta de mi casa retumbar por sus puñetazos. Lo mismo cuando me ducho. Me paso los quince minutos “hijo, vale, que mamá sale ya, venga…” y más ejemplos que os ahorro por cuestión de espacio. Y de dignidad.

Que mi hijo me necesite tanto puede parecer agobiante. Vale. Sí. Lo es. Pero, en realidad, ¿durante cuánto tiempo va a necesitarme a ese nivel de intensidad? Mi hijo es independiente en otras cosas. Y se queda contento en la guardería. Y cuando sale, pues sí, quiere estar con su madre. Un día seré yo la que quiera estar con él, y aporrearé figuradamente las puertas que nos separen. (Entre nosotros: los primeros días que no me necesite me iré de juerga loca. Lo que es. Es.)

A lo que iba. Así que, cuando coincides con madres como tú, que les ha pasado, o les está pasando este tipo de vivencias, y de sofocos, y de temores, y de emociones, y de pasiones…una consigue relajarse. Alivia. Es un poco “mal de muchos”. Pero en versión “bien de muchos…”

Y es que ser madre une una barbaridad. Es un fantástico tema recurrente. Como el del tiempo. Pero si además se juntan varias que dan el pecho. Acabáramos. Es una complicidad especial. Y terminamos haciendo terapia.

Porque ese hecho mágico, el de la teta, el enamoramiento, las miradas, el de los niños felices… es el que se produjo ayer.

Ayer Noelia Terrer, Jose Bravo, Carlos Rubio y Juan Romero reunieron a muchas de esas madres. La ocasión era grandiosa.

Un libro. “Lactancia”. Un texto conmovedor para todas las que hemos dado teta. De llorar. Escrito desde la sensibilidad de una madre. Sin mayor artificio. Un libro para regalar y quedar como una reina. Un libro para las futuras generaciones también. Una biblia de la lactancia. Sin rigideces, ni normas. Únicamente con verdad de la buena. Y unas fotos. Qué fotos. Parecen hechas sin cámara. Sólo con el ojo, camuflado en la intimidad, del que lo ve. Preciosas fotos reales. De madres como yo, que han tenido que dar de mamar hasta en el WC!!

Bueno, y también salimos mi enamorado y yo. Inmortalizados para siempre. En un momento que ya no está. Pero que podré mirar y remirar una y otra vez. Incluso en esas noches en que mi hijo salga por la puerta y yo no pueda ir a aporrearla.

De verdad, gracias.

Anuncios

23 pensamientos en “De enamorados y enamoradas

  1. ¡¡Qué foto más chula!!
    Y aunque estoy a favor de la lactancia materna, cómo no, yo he dado pecho a dos de mis tres niñas, debo romper una lanza a favor de la maternidad y el enamoramiento con o sin lactancia. Yo siento que mi niña pequeña, Alex, me quiere, y me necesita, tanto o más que las mayores (siendo que ella ha sido la que no ha tomado pecho). Me babea la cara, me achucha, y con nadie está tan tranquila como conmigo. Y es que pienso que los lazos que unen a madre e hijos van más allá de cómo los alimentes…

    • Cada niño es de una manera, lo alimentes como lo alimentes. Mi hijo mayor también es muy cariñoso y se ha criado con biberón. La lactancia materna, no sólo es alimento. Mi hijo pide pecho cuando esta triste o cansado o me echa de menos. No he querido desacreditar a la gente que elige el biberón como opción. Faltaría más. Era un post sobre lactancia materna. Y en el digo que me parece que ese “enamoramiento” es por la teta. Esa es mi impresión. Cada uno tiene distintas impresiones sobre sus hijos y bienvenidas todas! Polémicas, ninguna!

      • Vaya, no sabía que Eric era de los de bibe… Mujer, no pienso que qusieras desacreditar a nadie, pero a veces me parece (y también es una impresión) que se sobrevaloran los lazos que se crean con la lactancia, porque yo que he vivido los dos casos veo que el lazo existe con o sin teta…
        Y hay una ventaja que tiene la no lactancia de la que no se habla. Y es que el lazo con el padre se hace más fuerte. Con eso de que ellos también puedan disfrutar del momento del bibe. Supongo que tú también lo notarías.
        Oye, y si hay que polemizar se polemiza, que siempre es distraido y enriquecedor, jajaja
        Besos!!

      • Pues no estoy de acuerdo en lo del lazo con el padre. Así estas dando la importancia a la lactancia que antes negabas. Si das biberones para que el padre conecte con tu bebe es porque crees que dando el pecho conectaria menos… y Raúl tiene una relación de padre exactamente igual en mis dos hijos. Los ha cambiado, bañado, abrazado, dormido… Y ambos, han tenido su momento mamitis aguda. Y eso que Raúl ha dado mucho muchos biberones a Eric…de todas formas estar casi dos años dándole teta a tu hijo une mucho. Es un contacto muy íntimo. Pero ni mayor ni menor que se pueda lograr dando biberones. Es un todo. El afecto y el apego se logran de mil maneras. A mi me parece muy bonito dar el pecho. Pero eso no desacredita nada.

  2. No me entiendes, no es tanto por el tema alimentarlos como por el tiempo que pasas con ellos. Si les das el pecho el tiempo de la alimentación (las veces que sean al día, 7 días a la semana) es sólo para la madre. Aunque el padre los bañe, juegue con ellos, los mime, etc, ese momento de tranquilidad (para mí siempre ha sido importante para el momento teta o bibe, que sea tranquilo y a gustito) en el que le miras a los ojos y él (o ella) a ti durante el tiempo que está comiendo, con la lactancia es sólo para la madre. Y con el bibe puede ser para los dos.
    Luego habrá casos en que ni aún así, porque habrá padres que no den ni un bibe, pero ése es otro tema.

      • Si poder se puede, pero es más dificil. Es cuestión de matemáticas. Si el 80% del tiempo lo pasan con la madre lo más fácil es que haya más apego hacia la madre (salvo excepciones, claro).
        Lo que no quita que el vínculo hacia el padre también sea bueno, pero siempre es algo menor, al menos en esos primeros años. Luego la cosa se equilibra, claro…
        Qué bonito es debatir…

      • Me das la razón. Lo importante no es dar biberones. Es el tiempo que pases con tu hijo. Si yo doy teta y en cuanto se desengancha se lo paso a su padre, estamos logrando lo mismo. Dar biberón solo por crear lazos con el padre no me parece una razón de peso. Las hay mayores. Evitar el agotamiento, poder ser más independiente, poder IR A CONCIERTOS o porque no apetece, simplemente. Pero la decisión es de cada uno e imagino los múltiples factores que intervienen. Yo sinplemente no quería perderme la experiencia. Y sí, es más difícil que dar biberones. Pero me esta valiendo la pena. Menos mal!!! Jajajaja

  3. Bueno, si cuando desenganchas al niño de la teta, que normalmente están medio groguis consigues que le haga caso a su padre, igual sí que consigues lo mismo. Pero es que esto no pasa.
    Porque no es igual el momento en que le tienes que sacar los gases al niño que el momento en que se está alimentando.
    Vamos, que me desdigo con lo de las matemáticas. Porque no son igual 5 minutos del niño tranquilito, compartiendo contigo (o su padre) el momento de la teta o el bibe, que los 5 minutos de después, que o está a tope de gases o medio dormido…
    Y no, lo de los lazos con el padre no es la única parte positiva de la no lactancia. Yo esta vez lo que más he valorado es poder estar al 100% de energías (físicas y mentales) para mi hija. Que no estamos igual ahora que hace 7 años. Y a mí la lactancia me agotaba, en todos los sentidos.
    Lo de los conciertos también está bien, sí. 😛

  4. Mi marido no le ha dado ni un biberón a su niño porque no se lo ha tomado en su vida, pero las circunstancias han hecho que el niño estuviese mucho tiempo en casa con él y el vinculo que existe entre ellos es tan maravilloso y tan único que cuesta trabajo describirlo.

  5. Por mucho que digas en los comentarios que no has querido desacreditar a nadie, creo que si lo has hecho, no puedes basar el enamoramiento de tu hijo en una lactancia con pecho..
    Por circunstancias de la vida, mi hija solo tomó pecho sus primeros 4 dias de vida, a partir de ahí solo biberón.. y no dejé que nadie más se lo diera, porque gracias a personas como tu, me sentía culpable por no poderle dar el pecho.. Pero ahora, al pasar el tiempo pienso que sea pecho o biberón el lazo que te une a tu hijo es igual de intenso (tanto madre como padre)..Y de verdad, que estos post que ponéis desacreditando o desvalorando la lactancia con biberón me dan muchisima rábia porque nadie se tiene que sentir culpable por la manera de alimentar a su propio hijo.

    • Yo no desvaloro a nadie. Y no se por que te sentiste culpable en su momento. La verdad. Yo no he hablado de biberón en mi entrada. Léetelo bien. Parece que si alguien habla de lo bonito que le resulta dar el pecho a su hijo eso suponga ofender a las que no lo dan. Te equivocas. Seguramente a ti te parecerá precioso darle biberones al tuyo y yo no me voy a ofender por que lo digas. Es más yo he dado biberones con todo el amor del mundo. Repito. Una lactancia de casi dos años crea una dependencia muy fuerte. Llámalo lazo o no. Me da lo mismo. Muchas veces es insoportable. Y otras es precioso. Si eso te incómoda haztelo mirar. Porque yo, no quería desacreditar a nadie. Y si te has sentido ofendida no era mi intención. No he dicho que el lazo es mayor si se ha dado pecho. He dicho que esa es mi impresion con mi hijo. Son 21 meses pegao a mi!!! Generalizar no es mi rollo…Cada vez que alguien habla de lactancia alguien se ofende. A veces tenéis razón, porque hay un sector muy talibán en esto. Pero en este caso, te has equivocado. Y lo siento, si te has sentido mal leyéndolo.

      • Solo he dicho que artículos como este y comentarios como estos ofenden a las que hemos dado biberón, que por este motivo me sentí así cuando no le pude dar a mi hija.. que, aunque tu no hayas querido ofender, así lo parece, que aunque tu no hables de lactancia, así lo parece.. Claro que he leído que has dado pecho y biberón, pero aún así lo has escrito de manera que se entiende como: “a consecuencia de haber dado el pecho.. mira lo que pasa” cosa que eso pasa, le des lo que le des.

      • Voy a seguir escribiendo lo que me apetezca. Y mucha gente va a seguir haciéndolo. Quieras o no, mucha gente da pecho a sus hijos y no dejarán de hacerlo ni de expresar su felicidad por hacerlo para que otras no se ofendan. Puedes entenderlo o no. Insisto en que no hay intención de ofender y si te ofendes, reitero, es tu problema. Dar biberón no es ser menos. Dar pecho no es ser más. Pero ¿pueden las mujeres hablar sobre lactancia materna o vas a censurarlas? Con esto cierro este asunto. Mi vida no gira entorno a la lactancia, tengo otras muchas cosas sobre lo que hablar.

      • No estoy censurando nada, te he dicho lo que me parece, puedes decir que no lo has escrito con esa intención y yo solo te digo que así lo parece. Creo que te estás leyendo mis comentarios como una ofensa.. Mi vida tampoco gira entorno a la lactancia..

      • Pues nada. Esa no era la intención. Y la que lo ha escrito HE SIDO YO. En serio, ¿siempre que alguien dice lo bonito que es dar de mamar a su hijo te sientes ofendida? Olvídate de todo y disfruta de tu hija y de sus biberones. Y que cada uno disfrute con su maternidad y lo exprese libremente.

  6. Me parece súper bonita tu experiencia. Te creo al 100% cuando dices que relacionas el enamoramiento de tu hijo con la lactancia materna. Me sorprende cuando dices que Biel tiene sentimientos hacia ti más fuertes que Éric, pero joder es tu experiencia y no lo pongo en duda en ningún momento.
    Mi experiencia es otra. Yo no sentí un mayor vínculo con Lucas que con Claudia. En absoluto. Dar el pecho es una experiencia maravillosa, conectas de una forma muy especial pero no es la única manera.
    Está claro que es tu opinión por lo que has vivido. Además, tu punto de vista me parece interesante porque has vivido los dos tipos de lactancia. Lo que me parece lamentable es ese sector radical, ¿Cómo puedes saber que tu conexión con tu hijo es superior por haberle dado el pecho? ¿Superior respecto a qué? Si no tienes con qué compararlo.
    Que sí que un libro que habla de la lactancia materna no tiene porque ofender a las madres/padres que han optado por otra forma de lactancia. Pues depende de cómo lo enfoques.

    En fin, seguro que el libro es precioso pero no me gustan nada las posturas radicales.
    Ah! Y la foto me encanta ❤ ❤ ❤

    • Yo no soy nada radical. Lactancias hay tantas y tan diferentes como familias 😉 y no por ello hay una mejor o más adecuada. Y no, no creo en absoluto que la conexión de Biel conmigo sea superior a la de Eric. Hablo de la forma en la que lo demuestra. Es más expresivo. Más cariñoso. Puede que sea simplemente casualidad. También es más (aún) demandante que su hermano mayor. Pero ambos tienen un lazo gigantesco conmigo y yo con ellos. Un beso guapaaa!!!

  7. Muy bonito el post. Este tema da para mucho ¿verdad? Yo di lactancia mixta, y no sé si por eso es mas o menos cariñoso, ni me lo paro a pensar. En fin, es precioso.

  8. Buffff ….!!!! Ya estamos “con que la abuela fuma” …. Quitando de los comentarios, el post me parece muy bonito.
    Mireia que la lactancia materna no funcione no te tiene que hacer sentir culpable, ni post como este. Cada madre elige como criar a sus hijos, tu quisiste dar teta y no pudiste, pero estoy segura de has criado a tu hijo con mucho amor. No leais posturas radicales donde no las hay….Que lo radicalizais todo… Y este es un post simplemente de mucho amor y punto

  9. El post es encantador y no lo veo nada ofensivo! He llorado un poquito y todo porque estoy en la misma situación! Godric ya pronto hace un año y cada vez que se me acerca y me dica “MAMA TETA” el mundo se puede parar!

    Me encanta tu blog Susana! En cuanto tenga un rato libre te enlazaré en Mamachinaski 😉

    Un abrazo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s