Ese maravilloso olor a papel impreso

Cuento quitamiedos, Pauline en la Playa

Cuando tengo que hacer un regalo a un niño suelo elegir un libro. Me parece el mejor regalo. Incluso para recién nacidos. Es una apuesta de futuro. Es más que un juguete. Pero igual de divertido si se les acompaña en su lectura.

Los libros son cultura. Fantasía. Creatividad. Emoción. Aventura. Huelen bien. Lo tienen todo. Y no hay que hacer nada para convencer a los niños de esto. Sólo disfrutar junto a ellos. Cuando voy a la librería a por uno, me emociono como si fuera pequeña. No hay mayor truco.

Elisa Matallín es de las que se emocionan con los libros. Tanto, que vive rodeada de ellos y lo ha convertido en su profesión. La suya es una de tantas librerías pequeñas, valientes y competentes que están amenazadas de muerte por las grandes superficies. Ella sabe de lo que habla. Tiene una tienda maravillosa. Con libros maravillosos. Que no encontrarás en todas partes. Y lo que he hecho es dejarme aconsejar por ella.

Como me preocupa el tema de fomentar la lectura empiezo directamente por ahí. Cómo hacerlo… “Supongo que habrá muchas formas, cada familia es un mundo. Creo que lo importante es no presionar, dejar que fluya de una manera natural. Dicen que es importante que en la familia haya un ambiente de interés por la lectura pero no es imprescindible, existen muchos ejemplos de grandes lectores cuyas familias eran analfabetas así que no creo que sea condición necesaria. Quizá deberíamos preguntarnos qué hacer para que nuestros hijos no sientan fobia por la lectura y los libros. Creo que la respuesta está en la relación que tienen los libros con el estudio, con el colegio y con la obligación y presión.”

Evidentemente un libro es para disfrutar. Si los niños llegan a ciertas edades con escasas referencias de lectura placentera y empiezan directamente con lecturas impuestas, la cosa no funcionará…“dejémosles ser niños y si tienen interés les acompañamos y les proporcionamos todo lo necesario pero nunca obligarlos ni presionarlos, ni siquiera persuadirlos con técnicas de manipulación adulta. Es más importante contarles cuentos, incluso leer juntos porque para ellos lo chulo será que estamos con ellos y que las historias y los cuentos llegan de forma afectiva y no impositiva”.

Lo fundamental es dar con el cuento que motive al niño “cada niño tiene unas aficiones, unos gustos distintos que van variando depende del momento. Así que cada niño tendrá que buscar su libro y cada libro encontrar a su niño.”

Sobre el tipo de libro recomendable según la edad, Elisa se muestra muy flexible “Fíjate, no creo en las franjas de edad. Pero sí creo en la importancia de las imágenes en los libros infantiles y creo que no están limitados por la edad. Es un error pensar que cuanta más ilustración es para más pequeños. No. Estas divisiones las hacemos los adultos. Mejor preguntarles a ellos lo que prefieren. En todo caso me fijaría antes en el tipo de edición”.

Así consigo que Elisa me dé unas pautas generales a la hora de seleccionar un libro infantil.

PARA LOS MÁS PEQUEÑOS (DE 0 A 4) “molan los libros muy grandes donde poder hasta sentarse encima o libros de cartón duro o tela donde ellos puedan pasar la páginas sin peligro a cortarse o a romperlas (tampoco pasa nada por romper un libro o pintarlo, son objetos)”.

PARA LOS MEDIANOS (DE 5 A 9) ”libros de un tamaño A4 donde las imágenes son grandes y con muchos detalles y donde no se les presione para leer mucho, sino que haya poco texto con letras grandes y a ser posible en mayúsculas.”

PARA LOS GRANDES (DE 9 A 13). “libros de tamaño A5 que puedan llevarse a la cama y no se les caigan encima, que haya un poco más de texto con argumentos comprensibles y con mucha ironía y sin olvidar las ilustraciones, muchas ilustraciones. Los comics son ideales a partir de esa edad y es un tipo de literatura que gusta mucho y que curiosamente logra grandes lectores.”

Al final le pregunto por Contarte (su tienda), sus actividades, sus inicios… Elisa trabajaba de cuentacuentos junto a Isabel Guijarro. “Creamos Contarte porque íbamos mucho a contar a librerías y veíamos una falta de espacio para la actividad propia de contar historias. Nuestra librería tiene un espacio para los libros, otro para los juegos y otro para los cuentos, son espacios separados y preparados cada uno para cada tipo de actividad. Cuando salíamos de contar en alguna librería estábamos estresados todos, los niños, los papas, nosotras… y era por la iluminación, la dispersión, la falta de concentración en el cuento, la falta de respeto del adulto que no escucha, contar un cuento gritando, bufff… así que en nuestro espacio cuando se cuenta se escucha y no se habla, se cuenta sin gritar casi susurrando, todos escuchan porque el cuento no tiene edad y es para todos grandes y pequeños.”

Y ahora, con permiso de Elisa que me chivó algunos, recomiendo algunos títulos. Por franja de edad. Que se puede uno saltar. Por ejemplo, mi hijo con 3 años disfrutaba de libros en los que ponía para “mayores de 7”. Los padres tenemos la potestad de elegir uno u otro, porque sabemos qué les gusta a nuestros hijos. Una cosa quiero añadir, los libros son para cualquier momento del día. No sólo para antes de dormir. Son también para jugar.

DE 0-3
¡OH!. Josse Goffin. Kalandraka.
LA PEQUEÑA ORUGA GLOTONA. Eric Carle. Kókinos
¿DÓNDE ESTÁN LOS ANIMALITOS?. Delphine Chedru. Kókinos

DE 3-6
AMELIA QUIERE UN PERRO. Tim Bowley. Kalandraka
EL MOSTRUO QUE SE COMIO LA OSCURIDAD. Joyce Dunbar/Jimmy Liao. Barbara Fiore
MUK. LA VUELTA AL MUNDO EN BICI Y CON PEGATINAS. Marc Boutavant. Kókinos

DE 6-9
ASTRO RATON Y BOMBILLITA. Fermín Solís. Mamut (Cómic)
DÓNDE ESTÁ MI HERMANA. Sven Nordqvist. Flamboyant.
QUÉ BONITO ES PANAMA. Janosch. Kalandraka

DE 9-12
EL REY OSO BLANCO Y OTROS CUENTOS MARAVILLOSOS. Tim Bowley. Kalandraka
LA NOCHE ESTRELLADA. Jimmy Liao. Barbara Fiore
CECILIA VAN HELSING. Julio A. Serrano. Mamut (Cómic)

Me gustan los libros. Y los hay bonitos. Por fuera y por dentro. Y lo de dentro, lo que esconden, es genial descubrirlo junto a tus niños.

A veces, incluso me sorprendo yo más que ellos. Y qué sano me parece.

No tengas miedo
y escucha bien atento.
Es mi cuento aquel remedio quitamiedos.
El que habla de las buenas musarañas,
de los ruidos en desvanes polvorientos.

Por cierto, hagamos algo por salvar estas maravillosas librerías. Compremos en ellas. Vayamos a ellas. Os animo a poner en los comentarios las que conocéis en vuestras ciudades de origen. Hagámos una lista de librerías bonitas. Gracias.

Anuncios

8 pensamientos en “Ese maravilloso olor a papel impreso

  1. El experto en encontrar librerías “diferentes” es mi marido, yo solo quería contaros mi experiencia con un título de los que mencionas AMELIA QUIERE UN PERRO desde que lo leímos la primera vez mi hijo se sintió tan identificado con la personaje y eso que es una chica que ya no lo leemos lo interpretamos.

  2. Pingback: Regalos bonitos que alivian la crisis | críos&roll

  3. Pingback: Latino » Blog Archive » Regalos bonitos que alivian la crisis

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s