Sueño con soñar

Dream Song, Scott Matthews

Una no sabe lo que tiene hasta que lo pierde. Sí. Gran verdad. Yo perdí las siestas hace cuatro años. Y otras cosas más.

Gané otras. Cierto. Increíbles. Emociones indescriptibles. Y dos hijos que me tienen enajenada de cariño.

Pero hay días en que una sólo se acuerda de esas cabezadas vespertinas. Sin ruidos. Ni gritos. Qué tiempos.

Y mejor no hablo de dormir por la noche. Seguido. Sin fiebres, ni lloros, ni patadas, ni teta, ni biberón…

Ni pipi. (Bueno, el de una misma no cuenta).

I wander hopelessly, trying to think about me
But I’m trying to forget the things that dwell on me
Sitting on a horse to the wind and sit in my comfortable tree
Mesmerized by the beautiful sky, sit thinking where I wanna be

I’m gonna sleep with the peaceful moon again
Until the sun bleeds through my eyes
I’m gonna wait until the morning comes
To wipe the sleep out from eyes, yeah

Si no tienes hijos, puede que te parezca una exagerada. Lo sé, yo hubo un tiempo en que tampoco era madre. Y las que lo eran me parecían unas exageradas. ¿Dormir? ¿Qué problema es no dormir? Yo salía por la noche y me podía pasar de fiesta hasta la mañana. Y al día siguiente me sentía estupenda. Ibuprofeno de por medio, claro. Pero estupenda.

Las que sois madres seguro me entendéis.

Y las que vais a serlo, siento no mostraros un panorama muy alentador. Pero la vida es puñetera. Ni más ni menos.

Cuando era joven… No, rectifico. Cuando no tenía hijos (porque una es joven ahora y siempre)… Cuando no los tenía y era libre como el viento… dormía poco. Por la noche. He sido muy trasnochadora, digamos. No sólo salir, no penséis mal (o bien). También trabajar. Escribir. Ver la tele. Leer. Escuchar música. Era el momento idóneo para cualquier cosa.

Cuando fui madre casi me vuelvo loca. Nunca la noche me pareció más idónea para descansar. Justo cuando me lo impedían. ¿Sabíais que la privación de sueño es un tipo de tortura? Ni me lo imaginaba antes. Yo con mi happy rollo de tíaquehasalidomuchoylodenodormirnoesproblema. JA! Las primeras noches creía morirme. Porque claro, ese niño lloroso no te deja dormir de noche. Pero ¡tampoco de día!

Uno de mis primeros pensamientos analíticos recién parida fue: ¿PERO ESTO QUÉ ES? Así en mayúsculas. Y en general.

La felicidad me llenaba. Y el sueño me inundaba. Era una especie de agotamiento con sonrisa.

Al principio se lleva con filosofía. Luego con menos. Y luego lo asumes y punto. Porque ser madre es asumirlo todo. Asumir, verbo más adecuado que Resignarse. Pero por ahí va.

Lo de turnarse está bien. “Cada vez se levanta uno si el niño se despierta”. Mientras no tuve un segundo niño, más o menos se respetaba. Alguna vez nos hacíamos los dormidos. Sin gran esfuerzo, porque después de un día con ellos cuesta mover cualquier músculo del cuerpo. Tras nacer el segundo, a él siempre le tocaba el premio de la noche con el mayor. Pipí. Pesadilla. Otitis. Otitis otra vez…o… Agua, ese clásico. Yo decidí meter al pequeño en nuestra cama. No estaba dispuesta a perder más sueño. Y llegado a este punto os aviso que me da igual lo que penséis. Duermo. Y como diría mi amiga Mamen, lo demás, “me la trufa”.

También hemos puesto en práctica lo de turnarse la siesta. “A ver, tú duermes 15 minutos y luego yo los siguientes”. Genial. Él suele dormirlas. Yo las padezco. Dos niños saltando sobre mi espalda, o chillando. O, si he decidido encerrarme en el dormitorio, golpeando la puerta.

Pues no. Esto no ayuda mucho a crear la atmósfera adecuada para entrar en la fase REM.

Y cuando tienes sueño, mucho sueño, a esas horas de la tarde, llevas fatal que los niños griten, se peleen o requieran tu esfuerzo. Vas a medio gas. Y si ya cuesta tratarlos, educarlos, dialogar estando al 100%, en ese estado es pufff. Acabas poniéndoles una película. A ver si se callan de una pu…ñetera vez. Y se quedan tranquilos y no se empujan ni se quitan el coche, ni me hacen hablar.

Algunos con esta pequeña anécdota (en todo un larguíiiiiisimo día), dirán. De todo dirán. Que “vaya educación”. Que desde luego, “los tenemos enajenados con la tele, las películas”. En general, por hablar, dirán cualquier cosa. Sobre todo analizarán lo que harían ellos. Se pondrían en tu piel durante unos breves minutos para dar con la opción más megaestupendaeducativayperfecta.

Sí, yo también lo he hecho. Cuando no era madre. Y cuando decidía sin más qué hacer con mi vida. Y con mi sueño.

Pero no tienen ni idea. Un día me iré a sus casas y me pondré a gritar, a saltar sobre el sofá, o mejor, sobre sus espaldas, cada vez que quieran dormir.

Ponerme una película iba a ser lo más benévolo que se les ocurriría hacer conmigo.

Iban a saber entonces lo que tenían antes de que yo llegara.

Anuncios

5 pensamientos en “Sueño con soñar

  1. Jajaja, hoy no has dormido tampoco, ¿no?
    Yo tengo suerte, mucha suerte. Porque tengo 3 niñas y duermo… (léaseme sacando la lengua, jajaja)
    He tenido noches malas, cómo no, se ponen malitas, o están inquietas por algo y te llaman cada 30 minutos (aproximadamente cuando vuelves a dormirte profundamente), pero son noches contadas.
    Supongo que viene en los genes. Yo soy una marmota, y mis hijas también. Y lo normal es que se duerman toda la noche de tirón.
    Los fines de semana, 2 de las 3 madrugan (Marta es de las mías, qué maja, casi hay que sacarla de la cama), pero eso lo arreglamos por turnos. Yo me ocupo de la siesta (nunca me ha gustado hacerla, la verdad, prefiero pasar ese rato con ellas jugando o viendo una peli, ahora en invierno bajo una mantita), y mi vasco madruga con ellas.
    Una bendición el poder dormir bien. Lo sé. Ojalá tuviera la receta para compartirla pero creo que no existe.
    ¡Ánimo!

  2. No sé si reír o llorar. Hoy estoy que no me tengo. Después de 5 noches durmiendo fatal, los dientes, claro, aunque da igual. Como bien dices, si no son ajos son cebollas…Hoy no voy a poner nada bonito de la maternidad, ya sabemos lo que hay. Desde mi oficina, recién comida y muerta de sueño, te mando ánimos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s