Europea a la fuerza

It’s The Nighttime. Josh Rouse.

Hace unos días tuve que salir de casa a las ocho de la tarde a comprar. Y aquello resultó una experiencia increíble para mi.

(Recordad que tengo dos niños pequeños)

Creía que a esas horas el mundo no existía. Que eran horas de cenar y dormir. Como en Europa.

Y es que ahora soy europea a la fuerza.

Me sentí como una guiri, maravillada de que a esas horas, los españoles compren, las tiendas estén abiertas, multitud de gente vaya arriba y abajo por la calle y que un buen número de ellos se tome una cervecita en alguna terraza.

Y es que parezco siempre Cenicienta, corriendo cuando se acercan las ocho, con miedo de que la carroza se me convierta en calabaza. Porque con los niños, que si bañar, que si cenar, que si “déjame jugar un poquito”, que si “no quiero dormir”, que si “cuéntame un cuento”, que si parece que estoy dormido, pero no, que si “acuestáte un ratito a mi lado”, que si “dame la mano”…puede alargarse hasta el infinito. Con lo que llegar más tarde de las ocho a casa puede significar perder la hora de tranquilidad sin ellos. Y eso vale demasiado para jugárselo.

Por eso el otro día, al salir del portal a esas horas, me vino a la cabeza la imagen de Dorothy en El Mago de Oz cuando cruza el umbral de su casa en blanco y negro y aparece ante ella un mundo repleto de color. Yo me imaginaba la calle silenciosa, como si fueran las 2 de la madrugada o algo así. Pero estaba a rebosar.

Me quedé traspuesta. Cuatro años atrás yo iba por el mundo como cualquiera de ellos. Sin prisa. ¿Ceno a las 10 o a las 11?. ¿Me voy al cine, o me hago una birra en el Roca?.

Fue alucinante. No quiero pensar cuando por fin, salga una noche de fiesta.

Seguro que en eso también seré como una guiri.

I’m out in the street,
The city lights above.
It’s the nighttime baby,
Don’t let go of my love.

Los horarios de los niños. Puedes ser todo lo hippie que quieras, que acabas montándote una rutina para sobrevivir. Sobre todo por salud mental. Y eso que en mi casa hemos ido a salto de mata en muchas cosas. Mis hijos se llevan dos años justos, y cuando dormía a uno, el otro se despertaba, que si teta, que si lo dejo y llora, pues le doy teta mientras veo una peli, o le doy mientras ceno, que si el otro tiene celos y voy a darle unos achuchones antes de dormir…y al final hemos ido quemando etapas a la virulé. Y aunque ahora tenemos un orden un poco más establecido, y es que han crecido (Oh! bendito tiempo!), los punkies de mis hijos se lo saltan de vez en cuando…

Pero la cosa ha mejorado. Vaya que sí. Se hacen mayores…. En breve podré salir a las ocho de la tarde, con ellos, sin prisas, y sin que me resulte insólito. Y tomarme una cervecita. Y más adelante, mucho más, me la tomaré con ellos. Si quieren, claro.

Dicen que luego echaré de menos todo esto.

Dicen.

Anuncios

13 pensamientos en “Europea a la fuerza

  1. Jajaja Susana, yo sentí lo mismo hace un par de semana que salí a un concierto a esas horas. ¡Y el metro estaba lleno!
    No me lo podía creer, pero lleno a rebosar, y yo que me imaginaba que a esas horas ya todo el mundo está en su casa. Vamos, idéntico a lo que sentiste tú…
    Y estoy convencida de que luego no se echa de menos…

  2. Yo echo de menos tener un bebe en casa, fijate qué cosas…. Con mis hijos hace un año empecé a ver la luz. Salgo de fiesta con las amigas, de cena, a pilates, jajajaja. Y la verdad es que está bien. Mis amigos dicen que parezco quinceañera. Y es verdad. Es como volver a tener toque de queda otra vez, pero esta vez con algo más de dinero, y experiencia, muuuucha experiencia. 😉

  3. Ya te digo yo que no, que si te lías (como yo) en una nueva maternidad no es porque eches de menos esas cosas. Es porque te haga ilusión tener una familia más grande, porque te encanten los niños, o por un fallo, jajaja

  4. Yo echo de menos un bebe porque creo que ninguno de los dos los disfruté y mimé como debía. El primero porque estaba llena de ideas absurdas preconcebidas. El segundo porque era el segundo y era muchisimo más trabajo. Pero luego siempre pienso que con otro haría lo mismo. Una es como es, tengas los hijos que tengas, jejeje.

    • Si jajaja una comete los mismos fallos (o virtudes?) con todos aunque la paciencia va de bajón. Sobre todo si se llevan poco poco. Con el pequeño he notado algo de agotamiento. Un día hablare de la paciencia. Y de que todo lo que con el primero es curioso y gracioso con el segundo es cansino jajaja. Pobre. Pero se quieren igual. Eso sí. Es que los míos se llevan poco. Silvia, su hija pequeñita se lleva cuatro con la mediana y en ese margen seguro que se gana paciencia, y se vuelve a ver todo bonito… Pero yo, me planto a no ser que me haga rica rica de repente, entonces igual…

  5. La verdad… hace 2 semanas tuve un concierto y claro lo pase bomba…. pero siempre mi cabeza estaba alli “que estará haciendo? se habrá dormido? me esperará despierto?…” Al final todas son etapas. Yo tengo mas que asumido que algunas se han acabado y no las echo de menos (ahora mismos entre que no me encuentro al 100% y que me da palo ni de coña me meteria en un Razzmatazz a bailar hasta las 4). Pero DIOSMIOBENDITO! si este enano me hiciera el favor de dormirse todos los dias como muy tarde a las 22:30 – 23:00 se lo agradeceria mucho!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s