Visualizar. Fragmentos II.

Soy poco racional y muy emocional.

Se que en ambos casos el órgano al frente es el cerebro. Él manda. El corazón no es más que una bomba también a sus órdenes.

La cosa es que el todopoderoso tiene detalles desconcertantes.

Al menos el mío.

Visualiza momentos antes de que pasen.

No me refiero a que es vidente. No.

Me refiero a que es capaz de proyectar el futuro próximo.

Y me lo muestra.

Se ríe de mi.

Me reta.

A veces consigo darle esquinazo. Y le doy la vuelta a la predicción.

Otras me vence.

Como esta mañana. Que me ha enviado una imagen precisa de cómo el bote de caldo se abría bruscamente y caía sobre mi.

Va el descarado y me la envía justo cuando sujetaba el bote entre las manos.

Podría haber sido cuidadosa. Haberlo abierto con calma. Desafiante.

Pero no he podido evitarlo.

Y ha ocurrido.

Y es que hay ciertas cosas inevitables. De las que uno no puede escapar. Aunque las visualice antes.

El cerebro no es tonto.

(Y nos conoce)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s